“Queremos sacar a la planta del prejuicio y llevarla al beneficio”

CANNABIS CON FINES MEDICINALES.

El consumo de Marihuana, ha causado por años polémicos debates. Gran parte de la sociedad occidental sostiene una concepción negativa al consumo de la planta y su cultivo, creando una relación estrecha al narcotráfico. Actualmente, la marihuana se aleja de aquellas connotaciones negativas, desarrollando diversos beneficios en la salud. Tanto así que en el Congreso de la Nación se trabaja para modificar la Ley Nacional de Estupefacientes n° 23.737.

Marcha Arg.jpg
MARCHA MUNDIAL DE LA MARIHUANA. Se realiza desde 1999 en forma simultánea y autónoma, en todo el mundo.

RÍO GRANDE – (Por Guadalupe Lara*) Desde 1999 se realiza la Marcha Mundial de la Marihuana, con el objetivo de exigir la normalización de la situación de la planta de cannabis y así terminar con la criminalización y persecución de los usuarios y cannabicultores. El reclamo que se lleva adelante, es variado por las particularidades legales que presentan los diferentes países. En Argentina, año a año, se realizan estas movilizaciones, en donde participan más de 170 mil personas en 19 ciudades que se extienden de norte a sur.

La actual transición del nuevo paradigma sobre los beneficios de la marihuana, con fines terapéuticos, ha vuelto a centrar el tema en debate. Cada vez son más, los argentinos que recurren a un tratamiento alternativo a la medicina tradicional, en los cuales obtienen mejores resultados. Pero la posibilidad de recurrir a este tipo de tratamiento, lleva consigo cierto grado de ilegalidad.

Respecto al tema en cuestión, el Juez del Tribunal en lo Criminal n°1 de Necochea y Director Ejecutivo de la Asociación Pensamiento Penal, Mario Alberto Juliano, manifiesta “la aparición del uso medicinal del cannabis esta abriendo horizontes insospechados para muchas personas que sufren afecciones que no tiene resultados satisfactorios con la medicina tradicional y que sin embargo por esta vía, están consiguiendo sorprendentes resultados, para mejorar su calidad de vida. En estos términos es incuestionable que debe habilitarse el uso de cannabis de una forma mucho más amplia de lo que existe actualmente”.

El cannabis y su uso terapéutico.

El cannabis, nombre científico de la marihuana, se ha utilizado en distintas culturas, por miles de años para diversos fines, entre ellos, la medicina. La planta posee cannabinoides,

que en un número de más de sesenta tienen distintas funciones. Estos cannabinoides, por encontrarse dentro de la planta se denominan fitocannabinoides.

El cuerpo humano tiene un sistema endocannabinoide, es decir que fabricamos nuestra propia marihuana y que tenemos receptores a ésta; por eso el organismo humano responde favorable a los medicamentos derivados del cannabis. Los principios activos más comunes son el THC, el CBD, CBG, CBN y otros más. Estos cannabinoides se encuentran distribuidos por todo el cuerpo humano.

Los beneficios medicinales que tienen los cannabinoides permiten que algunas dolencias y patologías puedan ser tratadas con cannabis, tales como cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico, etc. El aceite de cannabidiol, es el medicamento más usado, pero también existen otros formatos de medicamentos, provenientes de la planta de marihuana. Frente a la diversidad de la ingesta del cannabis a fines de salud, los médicos aseguran que en ningún caso, fumar marihuana tiene propiedades terapéuticas.

Aceite de cannabis
ACEITE DE CANNABIDIOL. Medicamento extraído de la planta de cannabis, suministrado por el ANMAT.

Banderas de color verde esperanza.

Caracterizados por la lucha constante para lograr la legalización del uso medicinal de la marihuana y la necesidad urgente de poder acceder al tratamiento alternativo que genera un bienestar en la salud, ha llevado a muchos argentinos a modificar el paradigma existente. En Argentina, se encuentran dos grandes organizaciones, que día a día luchan por la regularización del uso del cannabis, el reconocimiento de los usos medicinales e industriales del mismo; con el fin de terminar con la criminalización y persecución de los usuarios y cannabicultores.

Mamá Cultiva es una fundación sin fines de lucro que tiene el fin de agrupar a madres de niños con epilepsia refractaria, cáncer y otras patologías que no han encontrado una mejoría con la medicina tradicional. La fundación busca impulsar el uso de resina de cannabis, atendiendo a los maravillosos resultados que esta terapia ha logrado.

También se encuentra la asociación civil Cannabis Medicinal Argentina, más conocida como CAMEDA, que buscan lograr el acceso de los pacientes de forma legal al cannabis medicinal, acompañados por el sistema de salud, autorizados por entes regulatorios, producidos en todas sus formas posibles bajo normas de seguridad y calidad establecidas de acuerdo a condiciones vigentes del sistema de salud sea como forma herbales y fitofármacos, y sea cubierta por los prestadores de salud.

Ana García Nicora, presidenta de la asociación civil CAMEDA expresa que tienen más de 2.500 suscriptos a la website y que hay una gran cantidad de personas que están pidiendo el aceite, más que usándolo. También aclara “no es una medicina inocua, es una medicina que en tal caso viene a complementar a otras medicinas. Esto tiene que estar con acompañamiento médico porque tiene sus contraindicaciones o sus efectos adversos. A parte porque el paciente tiene que estar evaluado y tiene que estar acompañado por el sistema de salud; que es a donde nosotros estamos trabajando y apuntando todo el tiempo”.

Ambas organizaciones publican experiencias, investigaciones científicas, información de aspectos legales y médicos en sus páginas web; como así también promueven charlas

informativas y diversas actividades a la comunidad en general, en pos de la concientización y de una adecuada legislación.

Congreso de la Nación y ente gubernamental.

Bajo la presidencia de Carlos Menem, en octubre del año 1989 se promulgó la Ley de Estupefacientes n° 23.737, que establece la prevención y castigo de los delitos vinculados con la producción, comercialización, transporte, consumo y tenencia de estupefacientes. Actualmente, se busca la modificación de dicha ley. En el Congreso de la Nación, hay más de diez proyectos, algunos de ellos con fines de investigación y otros para la legalización del auto-cultivo y el uso del cannabis con fines medicinales. Desde la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación, presidida por Carolina Gaillard, se trabaja para garantizar que los pacientes tengan acceso al tratamiento con aceite de cannabis en un marco de legalidad.

Garantizar la salud, es la responsabilidad del Estado; es por esta cuestión que en septiembre del corriente año, el gobernador de la provincia de Chubut, Mario Das Neves, promulgó la ley n° 588. En la cual se establece la habilitación del “aceite de marihuana” en los hospitales públicos de la provincia. Además la ley, en su artículo primero, establece la incorporación al vademécum de salud pública provincial como tratamiento alternativo al aceite de cannabis, destinado al uso en enfermedades como síndrome de Dravet (epilepsia) y otras que crea conveniente el ministerio de salud de la provincia.

En Argentina, el único organismo gubernamental que posee la capacidad de ejercer la importación del aceite de cannabidiol es la ANMAT, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología. En el año 2016, se autorizó la entrada del medicamento, en respuesta a la demanda del uso compasivo de más de 100 pacientes. El ente nacional realizó un informe que deja asentado los resultados obtenidos, con respecto a la eficacia y seguridad del uso medicinal de los cannabinoides para el tratamiento del dolor crónico, náuseas y vómitos debido a quimioterapia, estimulación del apetito en infección HIV / SIDA, espasticidad debido a esclerosis múltiple o paraplejía, síndrome de Tourette y epilepsia refractaria a los tratamientos convencionales; en pacientes de cualquier edad. Para ello se seleccionaron dieciséis revisiones sistemática/ metanálisis y dos estudios observacionales.

*Informe realizado por alumnos de 3° año de la Tecnicatura Superior en Comunicación Social del CENT N° 35, en el marco de la materia Prácticas Profesionalizantes II. 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s